¿Se puede tratar la Hipermetropía?

¿Se puede tratar la Hipermetropía?

Tratamiento de la hipermetropía: ¿Qué opciones tienes?

 

Para la mayoría de las personas, es un alivio conocer la causa de sus dolores de cabeza o de su fatiga, y más aún, saber que existen diversas opciones de tratamiento disponibles para estas molestias.

 

La hipermetropía es el error refractivo en el cual los rayos que entran al globo ocular generan su punto focal por detrás de la retina, causando que los objetos cercanos se vean borrosos. Esta condición puede estar presente desde el nacimiento, pero más frecuentemente aparece en etapas posteriores de la vida. Algunas personas hipermétropes pueden mejorar su visión a través del ajuste de sus músculos intraoculares, este fenómeno involuntario se conoce como acomodación. La acomodación puede mejorar la visión borrosa cercana, sin embargo, puede acentuar los síntomas no visuales, como el dolor de cabeza o la fatiga visual.

 

Existen otras opciones para el tratamiento de la hipermetropía. Tú optometrista puede explicarte las causas y síntomas asociados a esta condición y aconsejarte sobre la mejor opción terapéutica para ti según tu estilo de vida, presupuesto y salud general.

 

Opciones de tratamiento para la hipermetropía

 

Anteojos

Una de las formas más utilizadas para el tratamiento de la hipermetropía son los anteojos. Después de un examen visual el optometrista te dará a conocer tu prescripción; las dioptrías representan la unidad en la que se mide el poder de los lentes, así como la magnitud de un error refractivo. Para la corrección de la hipermetropía, las dioptrías utilizadas son positivas. Una lente positiva hace que los rayos de luz sean dirigidos exactamente hacia la retina, lo que hará que la persona hipermétrope pueda ver nítidamente.

 

Lentes de contacto

 

Para algunas personas, el uso de lentes de contacto resulta muy conveniente, especialmente si tiene una graduación muy alta. Los principales beneficios de los lentes de contacto es que pueden ser utilizados para practicar algún deporte y además son virtualmente invisibles. Existen diferentes opciones de lentes de contacto, tu optometrista puede recomendarte el tipo que se ajuste a tus necesidades basado en tu salud ocular y preferencias personales. Algunos ejemplos de lentes de contacto son los de uso diario, o los de uso prolongado, que pueden usarse por 2 semanas o hasta un mes pero requieren un proceso de mantenimiento diario.

 

Los lentes de contacto pueden ser utilizados por adultos y niños (bajo indicación y supervisión especializada), sin embargo, independientemente de la edad del usuario, es importante recordar que siempre se debe tener al menos un anteojo de repuesto.

 

Cirugía láser

 

Otra opción de tratamiento es la cirugía laser refractiva, aunque no representa una cura definitiva. Como cualquier procedimiento quirúrgico, el tiempo de recuperación puede variar de persona a persona, además de que no se puede practicar en todas las personas. Los tipos más comunes de cirugía laser refractiva se hacen con las técnicas PRK, LASIK y LASER.

 

Si deseas saber cuál es la mejor opción para ti, puedes agendar una cita con uno de nuestros optometristas en esta página, así aseguras que te estaremos esperando para tu examen de la vista.

Artículo anterior Astigmatismo
Siguiente articulo Hipermetropía