}
Los párpados

Los párpados

¿Para qué sirven los párpados?

Los párpados están ahí para proteger los ojos. Cada vez que pestañeas, extienden una fina capa de lágrima sobre la superficie de los ojos que ayuda a mantenerlos húmedos. Mientras duermes, los párpados se mantienen cerrados para evitar que los ojos se sequen.

 

Las pestañas también tienen una función importante. Actúan como barrera para que la suciedad, el polvo y el sudor no entren en los ojos, evitando así posibles daños e irritaciones.

 

El párpado tiene un músculo que lo mantiene abierto. Cuando parpadea, ya sea deliberadamente o como reflejo, ese músculo se relaja brevemente; eso hace que el párpado se cierre hasta que vuelves a usar el músculo para que se abra de nuevo. Mientras duermes, los músculos se relajan para mantener los ojos cerrados.

 

Distintos tipos de párpado

Podemos tener los párpados de distintas formas, de la misma manera que tenemos el pelo o los ojos de colores diferentes. Puedes tener lo que se conoce como pliegue epicántico, esta forma se produce cuando el párpado superior cubre una parte del extremo del ojo cercano al lagrimal incluso con el ojo abierto. También puedes tener un doble párpado o pliegue de párpado, esta forma se produce cuando el párpado superior se pliega cuando se abre, haciendo que el ojo parezca más abierto.

 

El primer pliegue es más común en personas de origen asiático, mientras que el doble párpado es más común en personas caucásicas. Además, algunos asiáticos tienen el pliegue del párpado bajo, lo que da a sus ojos una mirada intermedia.

 

 

Problemas del párpado

Alergias como la fiebre del heno pueden hacer que sientas dolor, picor, hinchazón o enrojecimiento en los párpados. Trabajar en un entorno seco, como en una oficina con aire acondicionado, también puede provocar sequedad en los párpados.

 

Otros factores que pueden dar lugar a unos párpados hinchados son la blefaritis, un orzuelo o un chalazión.

 

Si tienes blefaritis, es posible que tengas los párpados hinchados, enrojecidos o que notes picor. También puedes tener legañas o piel escamosa en los párpados. La blefaritis es una inflamación en el borde del párpado, donde se encuentran las pestañas, y tiene un origen bacteriano. Si padeces blefaritis, es importante que mantengas los párpados limpios. En primer lugar, lávate las manos y usa una compresa cálida durante 8-10 minutos sobre los ojos. Mejora la higiene de tus párpados limpiándolos suavemente con un algodón. Después, aclara los párpados con agua limpia y usa un paño o un algodón nuevo para el otro ojo.

 

Un orzuelo es un bulto rojo en el párpado. Suele ser doloroso y estar enrojecido, y puede provocar inflamación en el párpado. Un orzuelo también puede tener pus. Los orzuelos suelen tener su origen en una infección en los folículos de las pestañas. Por lo general, se curan por sí solos en una semana aproximadamente. Si no, quizá debas tomar antibióticos. Puedes tratar un orzuelo en casa usando una compresa cálida y masajeando la zona afectada suavemente para ayudar a aliviar la inflamación. También puedes tomar analgésicos para desinflamar y calmar la molestia. Evita el uso de maquillaje y de lentes de contacto si tienes un orzuelo. No trates de apretarlo o explotarlo, pues la infección podría extenderse.

 

Un chalazión tiene un aspecto similar al de un orzuelo, pero no suele ser tan doloroso. Normalmente, aparece más lentamente que un orzuelo y dura más tiempo (en algunos casos, incluso meses). Un chalazión no es una infección, sino un bloqueo en las glándulas sebáceas del párpado. Puedes tratarlo y aliviarlo con una compresa cálida y un masaje suave para ayudar a ablandar la grasa endurecida que bloquea el conducto. Lo más probable es que desaparezca por sí solo. Si no lo hace y resulta molesto, puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

 

Para evitar el dolor, la hinchazón o el enrojecimiento en los párpados, es importante mantenerlos limpios, especialmente con el uso de lentes de contacto. Problemas de los párpados como la blefaritis y los orzuelos pueden ser causados por bacterias, mientras que un chalazión suele aparecer por una acumulación de grasa.

 

Si tienes los párpados hinchados, irritados o rojos, visita a tu oftalmólogo para que te recomiendo un tratamiento.

 

Si deseas hacer un examen de la vista, agenda tu cita aquí

 

 

 

Artículo anterior Ojos llorosos
Siguiente articulo ¿Cómo puede tratarse el astigmatismo?

El probador virtual funciona mejor con:

Chrome

Safari

Firefox

Para que tu experiencia sea la mejor. Te invitamos a entrar desde estos navegadores.

Bienvenidos

Por favor, ingresa tu Empresa y Número de Empleado para acceder